El barbero diabolico

Comienzo mi aportacion como colaboradora de este blog con una critica de la (por ahora) mejor peli que he visto en este 2008: Sweeney Todd, el barbero diabolico de la calle Fleet.

El capitan Sparrow abandona la Perla Negra para dar vida a un diabolico barbero que busca venganza y, ademas de degollar a sus clientes, nos deleita con su profunda voz cantando a sus desaparecidas mujer e hija.

La historia de Sweeney Todd es sencilla: anteriormente conocido como Benjamin Barker, un barbero que lo tenia todo en la vida, un oficio que le gustaba y que habia convertido casi en un arte y una mujer e hija a las que amaba con locura. Y, de repente, se lo arrebatan todo. Mucho tiempo despues, regresa sediento de venganza, con el objetivo de acabar con el tipo que destrozo su vida, que no es otro que el profesor Snape, ahora convertido en el cruel y pervertido juez Turpin, que retiene cautiva en su casa a la hija de Sweeney, Johanna, y cuyo ayudante es nada menos que Colagusano! … normal que Johnny quiera cargarselo. Y, ya de paso, cortar unos cuantos cuellos y conseguir carne fresca para las deliciosas empanadas de su casera, Ms Lovett.

El final del barbero diabolico (atencion spoilers!) es escalofriante y descorazonador, al mas puro estilo Tim Burton. Johnny muere degollado por Tobby, un puto crio cantarin que Ms Lovett tomo a su cargo despues de que Sweeney se cargara a su maestro, Pirelli el barbero gay. Pero, al menos, antes de morir Sweeney le da su merecido a Snape (que por cierto que mal cantan el y Colagusano). Y, como nota alegre, Anthony, el enamorado de la hija del barbero, despues de repetirnoslo mil y una veces en sus canciones, consigue finalmente fugarse con Johanna…a la que papa Sweeney no mata por los pelos. A la que si se carga accidentalmente es a su mujer, y casi que mejor, porque a la pobre se le habia ido la olla despues de asistir a un peculiar baile de mascaras en casa del juez Snape, perdon Turpin. Al menos Johnny no sufre mucho tras descubrir que ha degollado a su amada, porque pronto se reune con ella, no sin antes freir en el horno a Ms Lovett, que estaba coladita por el barbero y le oculto que su mujer, aunque algo pirada, seguia viva. Seguro que Tobby hara una sabrosa empanada con todos ellos. Aunque yo espero que muera de indigestion, porque nadie capaz de matar a Johnny, por muy diabolico que sea, merece otro final.

En conclusion, otra gran peli del duo Tim Burton – Johnny Depp que recomiendo a todo el mundo que quiera pasar un rato sangriento, tragico pero a la vez divertido…y escuchar una gran banda sonora de la que pongo una muestra para terminar:

Nota: 9
Lo mejor: Johnny y sus cuchillas de afeitar
Lo peor:
el barbero Pirelli y Colagusano

Crítica :: Visiones

Está será la primera crítica que haga para el blog y como no soy un experto en ello, puede que suelte algún spoiler de vez en cuando. A causa de esto, si no has visto la película, será mejor que no sigas leyendo. El film que criticaré en primer lugar, es el remake estadounidense de ‘The Eye‘ que está protagonizado por Jessica Alba. En España como somos tan guays a la hora de poner títulos a las películas, le hemos llamado ‘Visiones’. Ya veis, mi inglés no es muy bueno, pero siempre he creído que ”the eye” se traducía al castellano como “el ojo”. Pero va a ser que no.

El personaje de Jessica Alba, (que es lo mejor de la película) se llama Sydney. Es una chica ciega con gran oído, toca el violín, huele la lluvia a distancia y salva a peatones despistados de ser atropellados. Pero en cuanto le hacen una operación de cornea, todo le empieza a ir mal. Al principio no ve un pijo, sólo sombras y objetos difuminados. Hubiera sido mejor que se quedara así, porque en cuanto recupera la visión empieza a ver fantasmas porculeros por todos lados. En el ascensor, en la calle, en el baño, en el hospital, etc. No la dejan tranquila ni un momento. Tengo que destacar al fantasma de un jodido niño, que no para de preguntar por su puta libreta. “¡Anda niño! Si ya estas muerto ¿para que coño quieres la puta libretita?” Es un pesado y al final no sabemos para que coño quería la libreta.

Para ayudarla psicológicamente, Sydney recibirá el apoyo de un oculista bastante pelmazo e incompetente. Interpretado por un actor muy lamentable, que ni siquiera merece ser nombrado. Se supone que es el alivio sentimental de la protagonista pero no hay química entre ellos. Al principio no la cree y piensa que se ha vuelto loca pero tras pensárselo bien, (recordemos que es Jessica Alba) decide ayudarla en la búsqueda de la donante de sus ojos.

La película se divide en dos partes muy diferenciadas, en la primera de ellas Sydney es acosada por los fantasmitas y los “señores de la muerte”. Unos seres extraños que aparecen cuando alguien muere para llevar su espíritu al otro lado. Son muy parecidos a una morcilla con patas y ojos. Mientras que en la segunda parte, Jessica Alba es acosada por el puto oculista. Ambos se trasladan a México, dónde comenzarán su investigación, al mas puro estilo Mulder y Scully.

En conclusión, a mi me pareció una correcta película de terror aunque no da mucho miedo, salvo alguna aparición fantasmal. Además, es de agradecer que no aparezca ningún fantasma de mujer espelusmada, como ya pudimos ver en ‘La Señal’ o ‘El Grito’. Es entretenida y si aburre en algún momento, te puedes distraer viendo a Jessica Alba, sobre todo en la escena de la ducha.

Nota: 7
Lo mejor:
Jessica Alba.
Lo peor:
El puto oculista.
La escena:
La de la ducha y el atasco en la autovia.

Prohibido mirar el pelo de Nicolas Cage

Nicolas Cage dio recientemente en Londres una muestra de lo presumido que es, al prohibir que los periodistas miraran a sus más que incipientes entradas durante una entrevista para promocionar su filme Bangkok dangerous. Antes de entrar en la sala donde debía hacerse la rueda de prensa, los asistentes del actor advirtieron por escrito a los periodistas de que cualquier mirada subrepticia por encima de la frente de Cage significaría la inmediata suspensión de su pregunta.

El aviso fue recibido primero con incredulidad y luego desató una irónica indignación porque la exigencia recordaba a los emperadores orientales que prohibían a sus súbditos mirarles a la cara. Se sabe que el actor tiene una obsesión con su cabello y que viaja con un estilista que rocía sobre su coronilla un líquido que hace que no se note su calvicie. Personalmente creo que debería despedir a su estilista porque parece que ese líquido no surge efecto.