Stop crying your heart out, canción para múltiples bandas sonoras

Hoy os dejo, en nuestro apartado musical, una de mis canciones preferidas de Oasis, que, curiosamente, hace doblete en lo que a bandas sonoras se refiere. Apareció por primera vez en “El efecto mariposa” y hace poco tuvimos ocasión de escucharla de nuevo en una peli bien distinta, “La boda de mi novia“. Aquí tenéis un vídeo de la primera, para disfrutar de la canción y, ya de paso, también de Ashton Kutcher:

Y aquí un enlace para los que quieran escuchar a Oasis mientras contemplan los bellos paisajes escoceses…y al doctor Sheperd.

BSO Transformers 2

– New Divide, el tema central, de Linkin Park

– Never say never (The Fray)

– 21 guns (Green day)

Crítica de Terminator Salvation

Año 2018. El Día del Juicio Final llegó…y pasó. Skynet arrasó el mundo que conocíamos, y ahora los humanos se hayan en plena guerra contra las máquinas. Es, por fin, el momento de John Connor, la hora de que haga frente a ese destino para el que tanto le preparó su madre. ¿O no? Umm…pues va a ser que no. Una vez más, aparece un héroe que arriesgará su vida por proteger al líder de la resistencia humana. Una vez más, como hace un año ocurrió en “El caballero oscuro”, el pobre Christian Bale queda sepultado bajo la sombra del co-protagonista de su película. Si anteriormente el culpable fue Heath Legder con su inolvidable Joker, esta vez le toca el turno a Sam Worthington con su magnífica interpretación del humanoide Marcus Wright, quien de principio a fin es el verdadero corazón (y nunca mejor dicho) de Terminator Salvation.

La película comienza con el fin del Marcus humano, que, allá por el año 2003, es un preso a punto de ver ejecutada su sentencia de muerte. Sin embargo, antes de morir, firma un papelito para “donar su cuerpo a la ciencia”. ¿Y qué es lo siguiente que ve Marcus tras su paso por la cámara de gas? El mundo post Juicio Final. ¿Y adivináis con quién se topa? Nada más y nada menos que con Kyle Reese, el futuro (o pasado, según se mire) padre de John Connor, que en esa época no es más que un muchacho perdido que lucha por sobrevivir. Mientras tanto, John y sus hombres se han hecho con un extraño código capaz de desactivar a las máquinas y que puede darles la clave para poner fin a la guerra. Pero surge un pequeño problema (SPOILER): Kyle es atrapado por las tropas de Skynet, y sólo Marcus podrá llevar a John Connor hasta su padre para salvarlo, junto a todos los demás prisioneros humanos, antes de que el “super jefe” de la resistencia, un tozudo comandante interpretado por Michael Ironside, de la orden de volar por los aires el cuartel general de Skynet, prisioneros incluidos. John Connor tendrá entonces que elegir entre confiar en una “semi-máquina” o arriesgarse a sacrificar cientos de vidas inocentes, incluida la de Kyle y, por extensión, la suya propia.

La trama de Terminator Salvation, como se puede ver, no es demasiado compleja. Hay quienes han criticado esto, aunque, en mi opinión, tampoco era necesario complicarla más. Las espectaculares secuencias de acción, con terminators más poderosos que nunca, lo compensan en gran medida. Aunque hay que admitir que hay momentos en que uno no sabe si está viendo “Terminator” o “Transformers”, como por ejemplo con la aparición de esos robots gigantes perfectamente equipados con todo tipo de armas… incluyendo un par de motos robóticas incorporadas. Skynet ha mejorado mucho últimamente.

El terreno personal es, quizá, el punto más flojo de la película. Y, en especial, en lo referente al “protagonista”, John Connor. Se agradece la voz en off de Sarah Connor a través de las grabaciones que le dejó a su hijo. La verdad es que se la echa de menos. Nos queda, eso sí, el esperado encuentro entre Kyle y John, sin embargo la escena en cuestión no resulta para nada emotiva, con todo el trasfondo que tiene. Ah, y por cierto, el líder de la resistencia tiene novia, o mujer, o pareja de hecho o lo que sea…y la chica en cuestión (cuyo nombre no recuerdo haber escuchado en toda la peli, pero suponemos es la misma que aparecia en Terminator 3) está embarazada. Ahí queda eso.

Como contrapartida, tenemos a Marcus Wright. Llevamos años conociendo la historia de John Connor. La de Marcus, nos la desarrollan en apenas unos minutos. Y resulta más que suficiente. Sam Worthington aporta a su personaje mucha más credibilidad y profundidad de la que nos transmite el señor Connor. Y lamento decir esto porque realmente me gusta Christian Bale. Pero, como comentaba al comienzo de esta crítica, el alma de Terminator Salvation, para mí, es Marcus. El momento en que descubre que lo han convertido en una máquina es, probablemente, la escena más conmovedora de toda la película. Su efímera relación con una de las chicas de la resistencia, que ve en él su lado humano más allá de sus componentes robóticos, resulta mucho más creíble que la de John y su…¿su qué? Y su (SPOILER GIGANTESCO) sacrificio final, acudiendo al rescate de John y cediéndole, cuando éste está herido de muerte, su propio corazón, deja bien claro quién es, en esta ocasión, el héroe.


La máquina con corazón humano

Si bien los protagonistas indiscutibles de la película son John Connor y Marcus Wright, no quiero pasar por alto el pequeño pero curioso papel de Helena Bonham Carter, En esta ocasión, interpreta a una enferma terminal embarcada en un extraño proyecto de “reutilización” del cuerpo humano, en el que consigue implicar a Marcus. Muy bien Helena, siempre en su línea de personajes extraños. Destacar también a Anton Yelchi y su interpretación del joven Kyle.

Y me dejo para el final el momento, probablemente, más “apoteósico” de la película. El cameo del amigo Arnold. “Governator” hace su aparición en el desenlace y, como no podía ser de otra forma, recupera su papel de terminator encargado de acabar con John Connor. Eso sí, por Arnie no pasa el tiempo, y los apaños digitales nos lo muestran en todo su esplendor, luciendo cuerpazo y músculos.

En resumen, la saga Terminator, tras la horrorosa tercera parte, recupera el buen camino, con una película que marca un comienzo prometedor de la trilogía de la “guerra contra las máquinas”. De momento, John Connor sólo ha ganado la primera batalla. Y se ha reunido, por fin, con Kyle. Pero nos toca seguir esperando para ver la culminación de su destino. El salvador de la humanidad, en esta ocasión, ha sido otro.

Nota: 8
Lo mejor: Marcus y el cameo de Governator
Lo peor: John Connor no termina de convencer