BSO Alice in Wonderland: Alice

Crítica de The Lovely Bones


Un argumento sugerente: la historia de una chica asesinada, contada por ella misma desde su particular limbo. Saoirse Ronan, la niña que ofreció aquella brillante interpretación de Briony Tallis en “Expiación” como protagonista principal. Y Peter Jackson, el gran maestro que nos regaló la trilogía de “El Señor de los anillos”, en la dirección. Todo ello hacía de “The lovely bones” ( Desde mi cielo ) una película especialmente prometedora. El problema de este tipo de películas es que en muchos casos acaban decepcionando. Y este es uno de esos casos. Lo que podía haber sido una gran historia se queda, simplemente, en una buena película.

Como comentaba anteriormente, “The lovely bones” nos cuenta, en primera persona, la historia de Susie Salmon (Saoirse Ronan), una chica de 14 años que es brutalmente asesinada pero que, al más puro estilo “Ghost”, se queda estancada en una especie de limbo, entre este mundo y el siguiente, mientras contempla cómo su familia y amigos intentan superar su pérdida y cómo su asesino planea su siguiente golpe.


el limbo de Susie

Nada que objetar al primer tramo de la película, que nos presenta, ambientada a principios de los 70, la vida de Susie, una joven cuyas dos grandes pasiones son la fotografía y Ray, un chico de su escuela aficionado a la poesía, con el que está a punto de tener una primera cita muy especial. Susie vive una vida tranquila y feliz junto a sus padres y sus dos hermanos. Pero esa plácida existencia tendrá un brusco final en manos de un siniestro personaje, con el que Stanley Tucci nos ofrece, por cierto, una impecable actuación.

A partir del asesinato de Susie, la película empieza a desvariar. Todos sabemos del gusto de Peter Jackson por la fantasía, pero, aún así, las escenas del supuesto limbo donde Susie está atrapada son demasiado recargadas y rocambolescas. En cualquier caso, este no es el principal problema de la película. Para mi gusto, la mayor pega es el extraño comportamiento de algunos personajes y el poco aprovechamiento de otros, junto con giros del guión que no tienen sentido alguno. Aquí van algunos ejemplos con SPOILERS incluidos:


“Dejad que los niños se acerquen a mí”

–          Empecemos por el padre de Susie, interpretado por el siempre soso Mark Wahlberg. El tipo se tira dos años obsesionado con encontrar al asesino de su hija. Y, justo cuando más cerca está, decide abandonar y seguir adelante con su vida. ¿Cómo?

–          Pero peor aún es lo de la madre de Susie (Rachel Weisz) que, fruto del trauma de la pérdida de su hija, decide que se merece unas vacaciones y se deja plantada al resto de la familia.

–          Menos mal que está ahí la hermana menor de Susie para continuar la búsqueda del asesino. Y, justo cuando su padre se rinde, ella tiene éxito. Pero, de repente y sin explicación alguna (no, el regreso de su madre no sirve como justificación) está a punto de mandar a paseo las pruebas que acaba de encontrar jugándose la vida. Menos mal que en el último segundo cambia de opinión.

–          Aún así, el asesino escapa fácilmente, haciendo desaparecer de paso el cadáver de Susie. Pero oye, a nadie parece importarle demasiado, porque de pronto, todos deciden que es el momento de zanjar la historia. ¿Qué hay aún un asesino en serie suelto? No pasa nada, ya se encargará el destino de él de una forma, debo decir, bastante ridícula.

–          La abuela (Susan Sarandon) es un personaje de lo más extraño al que no parece importarle nada siempre que tenga un poco de alcohol a mano.

–          El amor de Susie, el poeta conocido como “El moro” será el que abra las puertas del cielo a nuestra protagonista con el que es su primer y último beso. Pero poco más hace el chico a lo largo de la película. Sin embargo, lo peor es lo de su nueva amiga, la supuesta “médium” que tiene una visión de Susie recién asesinada. Que levante la mano quién pensó que la chica en cuestión sería una pieza clave para descubrir la verdad de su asesinato. Yo lo hice. Pero resulta que su única aportación consiste en ofrecer a la difunta Susie su cuerpo para eso beso final, de nuevo al más puro estilo Whoopi Goldberg en “Ghost” pero con bastante menos emotividad.

Hay que reconocer, en todo caso, que la película de Peter Jackson no es responsable de todos los “puntos negros” que he nombrado, pues a fin de cuentas no es más que la adaptación de una novela y suponemos que ha sido fiel a ella. Y a pesar de sus fallos, “The lovely bones” tiene también sus puntos fuertes. Unos efectos visuales impactantes, aunque un poco recargados en ocasiones. El ritmo de la narración, cómo va evolucionando, con grandes escenas como la del asesinato de Susie o la que nos cuenta el oscuro pasado de su asesino. Pero, por encima de todo, destacan en esta película las grandes interpretaciones de asesinada (Saoirse Ronan) y asesino (Stanley Tucci). La de este último, por cierto, le ha valido una nominación a los Oscar como mejor actor secundario.

Nota: 7
Lo mejor: Saoirse Ronan y Stanley Tucci
Lo peor: Las idas de olla del argumento y de algunos personajes