Espectacular trailer final de “El origen del planeta de los simios”

Anuncios

Primer trailer del nuevo Spiderman

Primer teaser trailer de Batman 3: the dark knight rises

Crítica de Harry Potter y las reliquias de la muerte, Parte II

Hace apenas una semana comentaba aquí lo difícil que me resultaba encontrar las palabras adecuadas que sirvieran como tributo a la saga de Harry Potter. Hoy, me encuentro con la misma dificultad a la hora de hacer la review de la última película. Podría decir tantas cosas…Podría decir que es, sin duda, la más espectacular, apasionante y emotiva de la saga. Podría decir que superó mis expectativas, que ya de por sí estaban por las nubes. Podría decir que es el broche de oro a toda una década de magia. Que todos los actores, tanto principales como secundarios, están inmensos. Que las dos horas que dura la película se me pasaron en un suspiro. Podría seguir así, llenando más y más párrafos…y me seguiría quedando corta. Así que simplemente intentaré dar un repaso general a esta película maravillosa, con aviso de SPOILERS y de nula objetividad por mi parte, y que cada cual juzgue por sí mismo cuando la vea.

Las Reliquias II comienza exactamente donde lo dejamos, allá por Noviembre del pasado año. Y nos deja apenas 5 minutos introductorios de respiro antes de pasar a la acción, que ya no parará en el resto de la película. Harry, Ron y Hermione averiguan la localización de un nuevo horrocrux y parten del refugio de la Orden al asalto de Gringotts. Me detengo aquí en la escena en que Hermione se hace pasar por Bellatrix, para resaltar el gran trabajo de Helena Bonham Carter, adoptando los mismos gestos de Emma Watson y brindándonos una de las escenas más divertidas de la película. Tremendo el asalto a Gringotts, la escena de la multiplicación de objetos en las cámaras es probablemente de lo mejor de toda la saga en cuanto a efectos especiales, y la huida del trío en el dragón no se queda atrás, además de brindar unas preciosas panorámicas de Londres y de los lagos del Norte de Escocia.

Y, por fin, Harry, Ron y Hermione regresan a Hogwarts, tras el breve encuentro con el hermano de Dumbledore y una corta mención a la trágica historia familiar. Una historia que han pasado muy por encima en el cine y que quizá habría merecido un poco más de detalle. Pero volvamos al centro de esta última película potteriana: la batalla de Hogwarts. Empiezo destacando el enfrentamiento de Harry y Snape, con una intensa escena en la que Harry acusa al nuevo director de traidor y asesino frente a todos los alumnos de Hogwarts y Snape acaba huyendo. Pero la alegría dura poco. Llega el primer toque de atención de Voldemort: Potter tiene una hora para entregarse o él y su ejército asaltarán el castillo. Mención especial aquí para la gran intervención de la profesora MacGonagall, se la echaba de menos y Maggie Smith está genial en su papel. Me encantó cómo defiende a Harry y, sobre todo, cómo organiza la defensa del castillo, una de las escena que particularmente más me han gustado, con las impresionantes estatuas de Hogwarts cobrando vida y los miembros restantes de la Orden lanzando sus hechizos protectores al cielo.

Llegamos a la calma antes de la tempestad final, en la búsqueda del siguiente horrocrux. Grande aquí, como siempre, Luna, solucionando con sus ideas extravagantes lo que parecía una misión imposible. No me cansaré de destacar el gran acierto de escoger a Evanna Lynch para el papel, que borda de principio a fin y que la convierte en uno de los personajes más entrañables de toda la saga, pese a aparecer sólo a partir de la 5ª película. Muy bien llevada, también, la escena de la Dama Gris.

Pero, sin duda, en este tramo de la película el corazón de todos los fans potterianos  estaba con Ron y Hermione en la Cámara de los Secretos, donde sabíamos que tendría lugar uno de los momentos más esperados de toda la saga: el primer beso de la pareja. Curiosamente, si bien la escena previa de la destrucción del horrocrux es brutal, me esperaba algo más del  “momento beso”, quizá por la rapidez con que sucede todo, o por esos planos tan alejados. Siendo una de las escenas más esperadas, te deja con ganas de haber visto algo un poquito más romántico…después de tantos años de espera. Aunque bien es cierto que no es momento para romanticismos. Gran final, en cualquier caso, para la mejor pareja potteriana, y grandes Rupert y Emma, que han sabido transmitir como nadie esa relación tan dulce y especial que Rowling creó en sus libros, aunque ambos queden un poco diluidos en esta última entrega.

Mientras le pelea continua en el castillo, con otro de los grandes protagonistas de esta última película, Neville, aportando un pequeño toque de humor para relajar el ambiente, nos vamos a la sala de los menesteres. Allí, asistimos al último enfrentamiento Harry-Draco, en otra memorable escena en la que Potter le hace ver a Malfoy que no es tan malvado como aparenta, para terminar rescatándolo de las llamas. Y sí, me encantó Ron en su momento de caballero andante de Hermione, tenía que decirlo…

No quiero olvidar las sobrecogedoras escenas que nos muestran los últimos chispazos de la conexión Harry-Voldemort, cuando el Señor Tenebroso se va debilitando conforme va perdiendo su alma cachito a cachito con la destrucción de los últimos horrocruxes. Da gusto ver a Voldemort vulnerable. Y Daniel Radcliffe demuestra que ya no es ese chaval que ponía caras raras hace unas cuantas películas y refleja muy bien esos momentos de angustia de Harry, intentando penetrar en la mente de su enemigo.

Y así, llegamos a la caza del, en teoría, último horrocrux: la serpiente de Voldemort, Nagini. Memorable la escena en que Harry, Ron y Hermione salen del castillo en busca de la serpiente, topándose en su camino con la batalla en pleno apogeo y viendo morir a sus compañeros a cada paso. Si alguien sigue diciendo, tras ver esto, que las películas potterianas son sólo para niños, es digno merecedor de una maldición Cruciatus.

Y vamos con el otro gran protagonista de Las Reliquias de la Muerte: Severus Snape. Cuando Voldemort descubre que su en teoría infalible varita no le obedece como es debido, porque Snape es su legítimo dueño (o al menos eso piensa él…), decide acabar con su fiel servidor. Una muerte cruel que es presenciada por el trío. Snape, en sus últimos instantes, ofrece un pedacito de sus recuerdos a Harry, y muere mirando a los ojos de su gran amor,  Lily Potter, a través de su hijo, en una triste y bonita escena. Lo que nos lleva a la parte del pensadero, que para mí ha sido la más grata sorpresa de toda la película. Es curioso, había multitud de escenas que me había imaginado miles de veces y que tenía marcadas como posibles favoritas. Y esta no era una de ellas. Pero ha terminado siendo, probablemente, la más conmovedora de toda la película. La historia del sacrificio de Snape y de su gran amor por Lily, la madre de Harry, no se podía haber contado de mejor manera y no creo que haya dejado a nadie indiferente. Grandísimo Alan Rickman y preciosos esos flashbacks que no sólo nos muestran la muerte de Lily, sino que nos dan un breve pero emotivo paseo por algunos de los mejores momentos Harry-Snape.

Me he saltado el momento en que Harry, Ron y Hermione regresan al castillo y descubren las muertes de Fred, Lupin y Tomsk. Aquí va el único pero que le puedo poner a la película: estos tres personajes, y, en especial, el gemelo Weasley, merecían un poco más de atención en su despedida. Cierto que en el libro tampoco la tuvieron, pero, dentro de las concesiones que se han hecho en la adaptación, ésta sin duda lo merecía. De hecho, creo que la falta de dramatismo en las muertes de personajes importantes como Sirius, Dumbledore o Fred es la principal pega que se puede poner a toda la saga cinematográfica de Harry Potter.

 

Y pasamos ya al tramo final. Daniel Radcliffe se convierte, en el desenlace, en el protagonista absoluto (con permiso de Neville) y la verdad es que su actuación está a la altura de las circunstancias. Gracias a los recuerdos de Snape, a Harry se le revela la terrible verdad: él es el horrocrux que Voldemort nunca quiso crear, de ahí su cercana conexión y de ahí que el chico deba sacrificar su vida si quiere destruir a su enemigo. Harry acepta su destino, y parte al bosque para enfrentarse a Voldemort. Nos encontramos aquí con una escena que no está tal cual en los libros, pero que realmente merece la pena introducir: la despedida de Harry, Ron y Hermione. Otra gran escena, sin duda de las más esperadas, era la de la piedra de resurrección. Y no decepciona en absoluto: muy fiel al libro y sin duda de las que habrá hecho saltar más de una lágrima.

Llegamos, por fin, a la “muerte” de Harry. Otro momento clave en el que, por cierto, vemos por primera vez en toda la película al desaparecido Hagrid, que es testigo principal del escalofriante “Avada kedavra” de Lord Voldemort. El rayo verde nos traslada a una blanca, inmaculada y fantasmal estación de King´s Cross. Allí, tiene lugar el reencuentro de Harry y Dumbledore y el viejo profesor se despide de nosotros con una emotiva conversación con su alumno predilecto. Una aclaración para todos aquellos que aún piensen que Harry resucita: Voldemort no mata a Harry en ningún momento, sino a la parte de sí mismo que vivía dentro de Harry…al Horrocrux que creó accidentalmente, y que se personifica en esa horrible y deforme criatura que Harry encuentra en su limbo particular y que creo que refleja a la perfección la idea que todos los lectores potterianos podíamos tener.

El desenlace final presenta algunos cambios respecto al libro, en mi opinión bastante acertados. La “resurrección” de Harry se desarrolla fielmente a la obra de Rowling, con excepción del heroico discurso de Neville…que yo al menos, sinceramente, creo que hubiera quedado mejor en boca de Ron o Hermione. A la pareja, a cambio, se le concede la gran escena de la lucha contra Nagini, respetando el hecho de que es Neville quien finalmente acaba con la serpiente, lo que realza aún más el, en mi opinión, exceso de protagonismo de este personaje, que se puede entender en los libros pero que resulta un tanto desproporcionado en las películas. Gran actuación, en cualquier caso, de Matthew Lewis y  bonita pareja la que forman Neville y Luna, una de las gratas sorpresas de la película.

Otro cambio es que la pelea final entre Harry y Voldemort se amplia bastante respecto al libro, pero desde luego merece la pena, y mucho. La muerte de Voldemort es sin duda espectacular y hace justicia a la historia original. Eché de menos un poco más de emotividad en el momento de la victoria. Quizá, un beso entre Harry y Ginny, que están excesivamente sosos y fríos a lo largo de toda la película. O más entusiasmo entre el bando ganador. Preciosa, en cualquier caso, la escena final de Harry, Ron y Hermione, cogidos de la mano entre las ruinas de Hogwarts. Para mí, hubiera sido un cierre perfecto sin necesidad del epílogo.

Respecto al epílogo, admito que, en su día, fue lo que menos me gustó del libro, pero me gusta cómo lo han trasladado a la película y ha quedado bastante bien. Es bonito ver cerrarse el ciclo, con la nueva generación de Potter y Weasley subiendo en el tren rumbo a Hogwarts, y la música de las primeras películas sonando de fondo. Podían, eso sí, no habernos mostrado a Malfoy como a un vejestorio o a Ginny como a una señora de los años 50. ¡Pero al menos respetan a los tres protagonistas!

No quiero olvidar mencionar la preciosa fotografía, una vez más, sobre todo al mostrar la tétrica atmósfera que envuelve Hogwarts y que predomina a lo largo de toda la película. Los efectos especiales son, como ya he comentado, de los mejores de toda la saga. Y la banda sonora de Alexandre Desplat está a la altura, quizá no en la primera escucha, pero sí al encajarla en la película, con temas preciosos como el Lily´s theme y otros intensos y muy adecuados para su momento particular, como  “Statues”.

Sólo me queda dar las gracias por toda esta década mágica que ya forma parte de la historia del cine y que hemos tenido la suerte de vivir y disfrutar. ¡Hasta siempre, Harry Potter!

NOTA: 10

LO MEJOR: TODO

LO PEOR: QUE SE HAYA TERMINADO

Primeras imágenes de calidad del nuevo Spider-man

Nueva imagen de The Amazing Spider-Man

Nueva imagen de The Amazing Spider-Man

Nueva imagen de The Amazing Spider-Man

Nueva imagen de The Amazing Spider-Man

Primer teaser trailer de Sherlock Holmes 2: Juego de sombras

Primer teaser poster de Batman 3:The Dark Knight Rises