Crítica de Amanecer, Parte I

“Puedes huir de alguien a quien temes, puedes intentar luchar contra alguien a quien odias. Te quedas sin opciones cuando amas a tu potencial asesino. ¿Acaso es posible huir o luchar si eso causa un grave perjuicio a quien quieres? Si la vida es cuanto puedes darle y de verdad le amas por encima de todo, ¿por qué no entregársela?”

Así comienza el cuarto libro de la saga “Crepúsculo”: “Amanecer”. Unas breves líneas de su prefacio que dejan bien claro de qué va la historia: no es una historia de terror, ni de acción o de aventuras, por mucho vampiro y hombre lobo que aparezca en ella. Por si a alguien aún no le ha quedado claro, es simplemente una historia de amor. De amor y de sacrificio: el que hace Bella, dispuesta, ya sin más dilación en esta cuarta parte, a dar su vida para pasar la eternidad con Edward. Los fans de la saga así lo entendemos y no esperamos, o al menos yo no esperaba, ver otra cosa en el cine. Aquellos que sí lo esperaran, a estas alturas, francamente podrían haberse ahorrado el precio de la entrada y las 2 horas de su tiempo. Dicho esto para contrarrestar las críticas destructivas que circulan por ahí, no negaré que la película tiene sus fallos. Pero, por encima de todo, creo que, al igual que con las anteriores, se ha conseguido una más que decente adaptación del libro de Stephenie Meyer.

Pero vamos con la historia de “Amanecer”, que está dividida en tres partes claramente diferenciadas: boda, luna de miel y embarazo. De ellas, he de admitir que a mí las dos primeras se me hicieron un poquito largas. Pero partiendo de la base de que el último libro se había dividido en dos películas, tampoco había mucho más que contar en esta primera parte.

La película no se anda con preámbulos y va directa a la “boda del año”, en un tramo emotivo y en general bien llevado. Me gustó sobre todo el detalle de retomar la banda sonora de la primera película durante la parte central de la ceremonia. Me gustó también la actuación de los dos protagonistas, en su línea, quizá un tanto más empalagosa de la cuenta, pero a fin de cuentas el momento lo requería. Y me gustó la participación de Jacob en este tramo, captando la esencia de los libros en su breve conversación con Bella y en su triste y brusco final. Tampoco falta el toque cómico de Charlie en su discurso de boda, aunque el resto de intervenciones “humorísticas” para mí estaban de más y se las podrían haber ahorrado, pero supongo que algún diálogo debían tener los compañeros de clase de Bella o su insustancial madre, esa extraña mujer que se muere de alegría al ver casarse a su hija de 18 años.

En la luna de miel, tiene lugar el momento, probablemente, más esperado por los fans de la saga, cuando Edward y Bella “consuman” su recién estrenado matrimonio. Y desde luego que nos podemos recrear en la escena, a la que no le falta detalle, con los divertidos nervios iniciales de la novia, depilación exprés incluida, o el bonito tramo, tan fiel al libro, del baño a la luz de la luna, o, por supuesto, el momento “cama destrozada”, que nos indica claramente los esfuerzos del pobre Edward por mantener el control y no cargarse a Bella en plena acción. Destaco de nuevo la fidelidad al libro y también la química entre la pareja protagonista, que obviamente debió disfrutar de lo lindo rodando esta película.

    fabricando a Renesmee….
                                                                                                                                                                                                    

El resto de la luna de miel no aporta mucho más, salvo unos bonitos paisajes, hasta llegar al momento clave: el inesperado embarazo de Bella, descubierto tras un extraño antojo mañanero en forma de alitas de pollo. Y si el shock inicial de Edward no tiene desperdicio, el resto del periodo de gestación no se queda atrás: el bebé semihumano-semivampiro está dispuesto a ver el mundo bien rapidito y a consumir a su madre en el camino. Pedir un Oscar al mejor maquillaje quizá sea excesivo pero, desde luego, nadie negará que la rápida degradación de Bella durante su embarazo está muy bien conseguida y que la pobre Kristen da auténtica grima. De hecho, si su marido no pidió en esos momentos la anulación del matrimonio, qué duda cabe de que su amor es para siempre. Y lo mismo o más se puede aplicar a Jacob, que se enfrenta a toda su manada para proteger a Bella cuando los lobos amenazan con matarla para deshacerse del monstruito que lleva dentro.

Bella y Edward se ocultan en casa de los Cullen, esperando que Carlile pueda hacer algo por ayudarla, pero la “cosa” que hay en su interior, como bien dice el doctor, es incompatible con la vida de Bella. Edward y Jacob (qué mal lo pasa el pobre en esta película, para variar) intentan convencerla para forzar un aborto, pero a la chica se le ha desarrollado un sorprendente y repentino instinto maternal. En realidad, lo que Bella siente es una profunda conexión con su bebé casi desde el primer momento, algo en lo que se ahonda más en el libro y que puede despistar a los no lectores por ese empeño sin sentido en tener al bebé. Finalmente, el propio Edward descubre esa conexión cuando comienza a leer los pensamientos de su hijo. Todo un bebé prodigio, desde luego, que debería haber echado una mano a sus padres en la elección de su nombre. Bella, en un alarde de originalidad, y en la que para mi gusto es la peor escena de la película (y de las más absurdas del libro) decide poner a la criatura “Edward Jacob” si es niño y la combinación de los nombres de su madre y su suegra, Renesmee, si es chica. En fin, se lo perdonamos por el estado en que se encuentra…

y esto por no usar condón…
 

 Y llegamos al otro momento estrella: el parto. Desde luego, quien diga que los embarazos son una bendición no ha pasado por el infierno de Bella. La escena en que el precioso bebé le rompe los huesos a su madre moribunda es estremecedora. Y aprovecho para romper una lanza aquí a favor de Kristen Stewart, a la que tanto han criticado por sus dotes interpretativas. No lo tenía nada fácil en esta película, y sale del paso más que bien. Tampoco está nada mal en este tramo Robert Pattinson, reflejando la angustia de Edward en esos minutos agónicos en los que tiene que asistir el parto de su hija mientras convierte a su mujer en vampira. Que tomen nota los padres que se desmayan en el paritorio.

Dejo un párrafo para Jacob y su momento estelar: la imprimación de Renesmee. El pobre Jake soporta estoicamente la boda de Bella, e incluso su embarazo. Pero, cuando cree que la chica ha muerto, estalla por fin y se dispone a matar a la responsable: su hija recién nacida. Pero, cuando ve a la niña, algo sorprendente ocurre: Jacob queda imprimado de la pequeña. Aunque el momento de la imprimación está bien, con líneas del libro calcadas en boca de Jake y hasta con los flashes de Renesmee, no se le da, en general, la importancia que tiene en el libro, y tanto este tema como el de los machos alfa de la manada de lobos, que justifica porqué Jacob puede comandar a su propio grupo, se tocan muy de refilón en la película. Una pena, porque quizá merecían más minutos que se le podían haber quitado a los felices recién casados sin mermar el romanticismo de la peli. Otra historia es lo que cada uno opine del tema de la imprimación. A mí, personalmente, no me gustó nada cuando leí los libros y, en el caso concreto de Jacob, me pareció una solución facilona para no dejar al pobre chico solo después de tanto sufrir por Bella. No todo el mundo tiene porqué tener un final feliz, eso suponiendo que ese extraño “hechizo” que anula cualquier sentimiento previo se pueda considerar como algo feliz. Y eso de que Edward y Jake acaben siendo suegro y yerno, en fin…

“Amanecer” termina de la mejor forma posible: con el despertar de Bella en su nueva vida, tras una bonita escena en la que vemos su proceso interior de transformación y algunos flashbacks de su historia, mientras suena de fondo “Love death birth”, probablemente el tema instrumental más bonito de la banda sonora.

Y así nos quedamos, con la nueva vampira sedienta de sangre y con Jacob imprimado del bebé de Edward y Bella. Un buen final y, como decía al comienzo de esta review, una buena adaptación. Personalmente, “Amanecer” nunca fue mi libro favorito de la saga, sino más bien al contrario, pero reconozco que me quedo con ganas de ver su final cinematográfico y no dudo de que el cierre de la saga estará a la altura…para sus fans. El resto, ya puede ir buscando una nueva cabeza de turco para el año próximo.

 

Anuncios

2 Responses to Crítica de Amanecer, Parte I

  1. Arrow Girl says:

    Totalmente de acuerdo contigo.
    Fidelidad total al libro. Este último tiene el problema que, los que lo hemos leído sabemos, y es querer un final feliz a toda costa y para todos los personajes. Plantear un final en que Bella no pudiera ser madre no sería totalmente satisfactorio para los estándares más conservadores, y lo rocambolesco que resulta el tipo de embarazo, el desarrollo justo hasta una edad determinada que casualmente es la que le pega a Jacob, en fin…Que según lo lees, ves que era la unica manera de dejar a todos contentos, sin ninguna patrón lógico.
    Lo de las escena de “elijo el nombre más feo del mundo y se me parte la espalda”, hay que fastidiarse que desagradable, yo tb pienso que es la peor escena.
    También podían haber explicado, que tiempo han tenido, porqué la relación de Bella con Rosalie mejora, porqué Rosalie ayuda y protege a Bella y al bebé. Los otros vampiros no quedan muy definidos en estas peliculas dando el protagonismo total al trío la-la-la.
    Enhorabuena por tu review 🙂

    • entmaria says:

      Gracias por tu comentario! Veo que coincidimos en la opinión respecto al último libro.
      Yo creo que el pobre bebé, al escuchar el nombre que le había caído en gracia, decidió partirle todos los huesos a su madre para vengarse de ella…y desde luego que se lo merecía jeje!
      un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: