Trailer oficial de Hesher: el look indie de Natalie Portman y Joseph Gordon-Levitt

Poster de Your Highness

the image

Ganadores de los Oscars 2011

No ha habido sorpresas en la 83 Edición de los Oscars. “El discurso del Rey”, la gran favorita, ha conseguido 3 de los premios gordos: Mejor película, mejor director y mejor actor. Natalie Portman, tal y como se esperaba, se ha llevado un merecidísimo premio a mejor actriz por su impecable actuación en “Cisne negro”.  Y “El luchador” ha copado los premios de mejor actor y actriz de reparto. Destacar también las 3 estatuillas de “Origen” en diversos apartados técnicos.  Aquí os dejamos la lista completa de ganadores…este año, sin Pe ni Bardem entre ellos.
Mejor película: El discurso del rey
Mejor dirección: Tom Hooper (El discurso del rey)
Mejor actor: Colin Firth (El discurso del rey)
Mejor actriz: Natalie Portman (Cisne negro)
Mejor actor de reparto: Christian Bale (The fighter)
Mejor actriz de reparto: Melissa Leo (The Fighter)
Mejor guión original: David Seidler (El discurso del rey)
Mejor guión adaptado: Aaron Sorkin (La red social)
Mejor película de animación: Toy Story 3
Mejor dirección artística: Alicia en el país de las maravillas
Mejor fotografía: Wally Pfister (Origen)
Mejor diseño vestuario: Colleen Atwood (Alicia en el país de las maravillas)
Mejor documental: Inside Job, de Charles Ferguson y Audrey Marrs
Mejor cortometraje documental: Strangers no more, de Karen Goodman y Kirk Simon
Mejor montaje: Angus Wall y Kirk Baxter (La red social)
Mejor película de habla no inglesa: In a better world (Dinamarca)
Mejor maquillaje: El hombre lobo
Mejor música original: Trent Reznor y Atticus Ross (La red social)
Mejor canción: We belong together de Toy Story 3
Mejor cortometraje de animación: The lost thing, de Shaun Tan y Andrew Ruhemann
Mejor cortometraje de ficción: God of love, de Luke Matheny
Mejor sonido: Origen
Mejor Mejor montaje de sonido: Origen
Mejores efectos especiales: Origen
 
Y para terminar, este vídeo con los mejores momentos de la ceremonia:

Crítica de Cisne negro

 

Natalie Portman ha ganado todos los premios posibles hasta la fecha por su trabajo en “Cisne negro”. Sólo le falta culminar la trayectoria haciéndose con el Oscar a mejor actriz, un galardón que casi todo el mundo asume que ya tiene prácticamente en el bolsillo. Yo, después de ver la película, me sumo a la opinión general y lo único que puedo decir es que sería una locura que la estatuilla no fuera para Natalie. Ella es el alma de “Cisne negro”, una película que debe toda la fuerza, la atracción y, por qué no, la locura que transmite, a la sublime interpretación de su protagonista.

“Cisne negro” nos propone una historia sencilla y en principio no excesivamente original: la historia de Nina (Natalie Portman), una joven y prometedora bailarina de ballet obsesionada con alcanzar la perfección. Una obsesión que llegará a su extremo cuando le otorgan el gran honor de interpretar el papel principal en “El lago de los cisnes”.  Lo que en principio parece una oportunidad única para lanzar su carrera, se convierte poco a poco en una pesadilla y la presión externa, unida a su propia obsesión, harán que Nina se vea inmersa en una espiral de creciente locura y autodestrucción. Y es en ese viaje tormentoso por los más oscuros desvaríos de la mente humana donde está la grandeza de esta película, tanto o más  intensa que “Requiem por un sueño”, el otro gran referente de su director Darren Aronofsky.

La película nos atrapa desde el primer minuto con su escena inicial: el perturbador sueño de Nina. Después, nos da un pequeño respiro en su primera parte, donde aún predomina la presencia del “cisne blanco”, que no es otro que la dulce, bella e inocente bailarina que sueña con ser la estrella de su compañía. Un sueño que se convierte en realidad cuando consigue el papel principal de la nueva versión de “El lago de los cisnes”.  Pero hacer realidad su sueño tiene un precio: perder el control, dejarse llevar y dar rienda suelta a sus más oscuros impulsos, a su lado más sensual y salvaje que ha estado conteniendo toda su vida: dejar paso al cisne negro.

el profe salido calentando a su alumna

El segundo acto de la película es la transformación de Nina. Una transformación incitada por el jefe de su compañía de baile, Tomá Leroy, (Vincent Cassel) que propone tareas tan “curiosas” a su alumna estrella como masturbarse…algo que la pobre Nina tiene la mala fortuna de probar en presencia de su controladora madre, otra de las causantes de su paranoia. El deterioro de la relación madre-hija es otra de las claves de este tramo, donde Nina pasa de llamar exultante a su madre tras haberle sido concedido el papel de reina cisne, a acusarla de fracasada en su cara o a atrancar las puertas de su dormitorio para impedirle el paso. Y la verdad que no es de extrañar, una madre así nos volvería loco a más de uno…

Pero, sin duda, la principal causante de la locura de Nina es Lily (Mila Kunis), una compañera que en principio parece trabar amistad con nuestra reina cisne, pero que luego se revela como su más seria competidora. Lily es el catalizador que despierta el lado sensual de Nina y la escena lésbica que ambas comparten habrá llevado a la locura a buena parte del público masculino.

las plumas del cisne negro

En su proceso de transformación, Nina comienza a tener extrañas y perturbadoras visiones, que irán empeorando poco a poco (la del viejo verde del metro es un buen ejemplo de ello), al igual que sus autolesiones… cortarse las uñas ya no va a ser lo que era tras ver esta película!

Y llegamos al tramo final: el reinado del cisne negro. La locura de Nina alcanza su punto culminante la noche antes del gran estreno, donde, aparte de experimentar sus visiones más espeluznantes, nos brinda una espectacular conversión física, que se completará el día del gran estreno. La bella bailarina del inicio da paso al temible cisne negro, y a la chica no le falta un solo detalle: las patas zancudas, las incipientes plumas negras, los escalofriantes ojos rojos… Llegados a este punto, nada ni nadie puede parar ya a Nina. El cisne negro se eleva en todo su esplendor, en un apoteósico acto final, tanto en los camerinos como en el escenario. Y la reina cisne alcanza, por fin, la perfección…a un alto precio.

Sí, estoy loquísima, no me mires así…

No sería justo pasar por alto el buen trabajo de los secundarios, empezando por Vincent Cassel en su papel del odioso Leroy, Mila Kunis que borda las dos caras de Lily y, finalmente, Winona Ryder,  en un papel que le viene al pelo: el de una vieja gloria en plena decadencia.  Tampoco hay que olvidar la preciosa banda sonora de Clint Mansell, que encaja a la perfección con el ritmo de la película y con las sensaciones que se nos transmiten en cada escena.

Pero, como decía al comienzo de la crítica, Natalie Portman es el alma de “Cisne negro”. Y si el trasfondo de la película es la transformación de Nina de cisne blanco a cisne negro, que tan poco probable parecía al comienzo, quizá muchos espectadores hayan podido tener las mismas dudas en cuanto a la habilidad de Natalie Portman para mostrar dicha transformación. Como ocurre con Nina, es más fácil visualizar a Natalie dando vida al cisne blanco. Me vienen a la mente, por ejemplo, sus interpretaciones de aquella chica dulce que ofrecía un funeral en toda regla a sus mascotas fallecidas en “Algo en común” o, cómo no, el dolor y el sufrimiento de Padme al ver a Anakin sumergido en el lado oscuro en “la venganza de los Sith”. Pues bien, sí, en”Cisne Negro”, ha sido el turno de Natalie de visitar el lado oscuro. Un lado oscuro muy particular: el de la mente humana, el que controla la locura, la obsesión, el afán por la perfección, el miedo al fracaso en su máximo exponente. Y Natalie Portman borda ese paso de cisne blanco a cisne negro. Su actuación es hipnótica de principio a fin, nos arrastra sin remedio con la locura creciente de su personaje, nos hace sentir esa locura con cada pequeño paso que la adentra más en ella. Su actuación es cautivadora, conmovedora y escalofriante a la vez. Su actuación es, por definirla con las palabras de despedida de Nina, sencillamente “perfecta”.  Que nadie dude, tras ver esta película, que el Oscar a mejor actriz este año ya tiene dueña.

 

NOTA: 9

LO MEJOR: NATALIE PORTMAN

LO PEOR: EL REPUGNANTE VIEJO VERDE DEL METRO

Segundo trailer de Thor

El mar de lágrimas de Natalie Portman

No hay duda de que Natalie Portman es la actriz del momento. Y, entre sus muchos talentos, está el de llorar ante la cámara, cosa que no debe ser nada fácil. A falta de ver sus próximas escenas dramáticas en el ya muy cercano estreno  de “Cisne negro”, aquí va una recopilación de sus numerosos llantos. Desde luego, esta chica ha llorado un mar de lágrimas…

Parejas de cine

Se acerca San Valentín y parece que toca hablar de amor. Afortunadamente, hay muchos tipos de amor y la finalidad de este post, dedicado a mis parejas cinéfilas preferidas, es que cada uno elija la versión con la que se sienta más identificado. Los que hayan sido tocados por las flechas de Cupido recientemente se inclinarán por el amor empalagoso de la pareja estelar de Crepúsculo. Los que maldigan al amor probablemente prefieran la versión diabólica de Johnny Depp y Helena Bonham Carter en Sweeney Todd o la trágica historia de Anakin y Padme en las precuelas de Star Wars. Y los que prefieran otros tipos de amor, lo encontrarán en parejas menos convencionales. Cada pareja viene, dentro de lo posible, con la música más adecuada para ponernos en situación. Vamos con el repaso:

Parejas más dulces: Ron y Hermione (Harry Potter)

Parejas de sueño: Jaky y Neytiri (Avatar)

Parejas inmortales: Aragorn y Arwen (El Señor de los anillos)

Parejas estelares: Han y Leia (Star Wars)

Parejas altamente empalagosas: Edward y Bella (la saga Crepúsculo)

Parejas de amigos: Frodo y Sam (El señor de los anillos)

Parejas malditas: Anakin y Padme (Star Wars)

Parejas explosivas: Neo y Trinity (Matrix)

Parejas dramáticas: Cecilia y Robbie (Expiación)

Parejas insustituibles: Will y Elizabeth (Piratas del Caribe)

Parejas musicales: Christian y Satine (Moulin Rouge)

Parejas trágicas: William Wallace y Murron (Braveheart)

Parejas imposibles: Edward y Kim (Eduardo Manostijeras)

Parejas míticas: Jack y Rose (Titanic)

Favoritas de ellas: Johnny y Baby (Dirty Dancing)

Favoritas de ellos: Selene y Michael (Underworld)

Las más románticas: Noah y Allie (El diario de Noah)

Las más odiosas/absurdas/insoportables etc: Cualquiera de Vicky Cristina Barcelona

Parejas diabólicas: Sweeney Todd y Ms Lovett (Sweeney Todd)

Las reinas de la comedia romántica: Edward y Vivian (Pretty Woman)

Parejas heroicas: V y Evey (V de Vendetta)

Parejas hombre-animal: Parker y Hachi (Hachiko)