El caballero oscuro, la leyenda renace: primeros spots televisivos

 

 

Anuncios

Los Vengadores: La crítica express de Yoda

Muy orgulloso de mi pequeño y verde Hulk tras ver Los Vengadores estoy

Sinopsis: Mi pequeño Hulk y sus amiguetes reclutados para salvar al mundo del loco Loki son.  Comportarse como un grupo un poco al principio les cuesta, pero una vez lo consiguen, en el mayor espectáculo jamás visto en la Galaxia y en el universo Marvel se convierten.

La escena: Difícil escoger entre todas las grandes escenas de mi pequeño Hulk es, aunque viéndolo aplastar a Loki un orgullo especial sentí.

Lo mejor: Mi pequeño gran Hulk, el humor de Iron Man y el traje ajustado de la  Viuda Negra…por un cuerpo a cuerpo con ella el celibato Jedi sin dudar abandonaría.

Lo peor: Un poco de ligoteo en los superhéroes en falta echado he. Que Tony Stark el toque romántico de la película ponga, perplejo me deja. El Capitán América una aproximación a la Viuda Negra haber hecho podría en lugar de a los marcianitos jugar…gay debe ser pues. Y muy mal que Thor a su planeta volviera sin pasarse a visitar a Jane Foster me pareció.

Recomendación: ¡Que el Lado Oscuro te lleve si los Vengadores no vas a ver!

Por la Viuda Negra con gusto adiós a la Orden Jedi diría…

¡Feliz 2012!

 Se nos acaba el 2011. Un año que, como siempre, nos ha dejado grandes películas. Yo lo recordaré, por supuesto, como el año del final de Harry Potter. Y como el año en que Natalie Portman ganó su primer Oscar por su grandísima interpretación en Cisne Negro. ¿Con qué momentos cinematográficos os quedáis vosotros?

Despedimos el año con un repaso a nuestras 5 películas favoritas, en orden cronológico de sus estrenos, y con un breve paseo a lo que ha dado de sí este 2011 en la gran pantalla. ¡Feliz 2012!

Tributo a Harry Potter

Llevo tiempo pensando cómo escribir unas líneas que sirvan como tributo a la saga de Harry Potter y he acabado por aceptar que es imposible. Tan imposible como ser objetiva con una historia que no sólo me ha emocionado en los libros y en el cine, sino que ha formado parte, en cierta forma, de mi propia vida en estos últimos años. En ellos,  he tenido la inmensa suerte de subir al Expreso de Hogwarts, visitar el precioso castillo donde se rodaron las primeras películas potterianas, entrar en el Gran Comedor o empujar un carrito para atravesar el Andén 9 y ¾. He tomado café en el modesto bar escocés donde J.K. Rowling escribió las primeras líneas de la historia de Harry y he admirado el impresionante hotel de Edimburgo donde firmó las últimas.

Por todo ello, todas las lechuzas que vea en el futuro serán Hedwig, y todos los pelirrojos formarán parte de la familia Weasley. Cuando esté furiosa con alguien murmuraré en mi mente un “Crucio” o un “Avada kedavra” y cuando una cerradura se me resista estaré tentada de usar el “Alohomora” en lugar de las llaves. Todos los profesores entrañables y sabios que se crucen en mi camino tendrán un poco de Dumbledore, y los más odiosos, de Snape. Habrá una Lunática Lovegood en cada personaje soñador y extravagante que conozca, o un Hagrid en cualquier gigantón. Cuando esté triste sin motivo aparente lo atribuiré a la presencia de dementores. Y no me importa confesar que sentiré envidia por todas las parejas que sigan los pasos de Ron y Hermione, o por todos aquellos que tengan o hayan tenido en su vida una amistad tan fuerte y auténtica como la suya con Harry.

Me gusta pensar que, de alguna forma, he crecido con Harry, Ron y Hermione. Y que aunque, al hacernos mayores, la magia parece tener cada vez menos espacio en nuestra vida, a diferencia de los ignorantes muggles, todos los seguidores potterianos conservaremos un poquito de esa magia con nosotros.

Termino con unos cuantos vídeos homenaje a la saga y a sus protagonistas, esperando que acorten esa ya (¡por fin!) brevísima espera hasta el próximo 15 de julio.